Promesantes de Santo Domingo acompañan al Mocito en su procesión hacia la Capital

La fe y el fervor a Santo Domingo de Guzmán fue más grande que el temor que pueda generar la pandemia, este 1ro de agosto los promesantes salieron a las calles desde tempranas horas para traer al Mocito de Las Sierritas hasta la Capital, pagando sus promesas con el mismo amor y la misma entrega de todos los años anteriores.

Lester Rodríguez de 32 años de edad, tiene 8 años de pagar promesa saliendo de indio, lleno de aceite negro camina todos los años desde Las Sierritas hasta la Iglesia de Santo Domingo aquí en la Capital.

“Cuando mi hijo nació me lo entubaron, estuvo varios días en cuidados intensivos y yo le pedí a Santo Domingo que me lo salvara y él hizo el milagro, por eso voy a salir de indio y le voy a bailar hasta que me muera, yo sé que aquí viene con nosotros El Mocito, pero Minguito sabe que todos los que venimos hoy aquí lo veneramos y lo llevamos en el corazón”, expresó el promesante.

Erick López Gallo es que paga promesa desde hace 5 años, porque a su hijo le dio meningitis y estuvo grave, solo un milagro podía salvarlo.

“El año pasado sufrí, porque no pude pagar mi promesa, si es verdad que todos tenemos medio del Covid, pero este año no podía dejar que pasara lo mismo, Diosito me lo devolvió porque Santo Domingo intercedió por él, mi fe tiene que ser más grande que el miedo y si todos los que venimos hoy le pedimos de corazón a Minguito que se lleve este virus él nos hará el milagro”.

Centenares de feligreses se congregaron en las cercanías de la iglesia para traer al Mocito en procesión, los promesantes y devotos cumplieron una vez por los milagros recibidos, el amor al Santo Patrono superó todo y a las 6:00 de la mañana inició su peregrinación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *