Familia del barrio Benedicto Valverde recibe atención inmediata con el Programa de Vivienda Digna

En atención inmediata a las familias en situación social crítica, el Programa Vivienda Digna construyó un nuevo hogar para la familia del señor Sebastián Gonzalo Pastora, en el barrio Benedicto Valverde del Distrito IV, debido a que el pasado domingo 4 de julio, colapsó el techo deteriorado de su antigua vivienda, ante las lluvias del fin de semana.

La restitución de derechos de esta familia fue posible gracias al programa que realiza el Buen Gobierno a través de la Alcaldía de Managua con el respaldo de la República de Taiwán.

La Alcaldesa de Managua, Reyna Rueda Alvarado compartió con las familias que este proyecto y todos los proyectos que realiza el gobierno del Presidente Daniel Ortega vienen transformando socialmente a toda Nicaragua.

“A 42/19 los logros de nuestro pueblo son evidentes, son palpables, se sienten, se tocan y esa es la voluntad política de nuestro Buen Gobierno, del Comandante Daniel y nuestra Vicepresidenta la Compañera Rosario, en este barrio se han entregado 106 viviendas dignas a igual número de familias y hemos atendido 30 puntos críticos a orillas del lago de Managua, en este barrio hemos invertido 47 millones de córdobas y solo nos faltan revestir 3 callejones para tener revestidas todas las calles del barrio, al 100 por ciento”, expresó la edil capitalina.

El Embajador de Taiwán, señor Jaime Chin-Mu Wu, manifestó que gracias a los esfuerzos que hace la Alcaldía de Managua, desde que inició este Programa de Viviendas Dignas, casi todas las semanas se entregan casas solidarias, lo cual es un gusto para Taiwán brindar este acompañamiento.

“Cuando vimos las fotos de la casa, del antes y después, esa foto nos toca el corazón, la familia vivía en condiciones deterioradas, este es un proyecto de restitución de derecho de la vivienda para las familias humildes, familias vulnerables”, dijo el diplomático.

El protagonista se mostró primeramente agradecido con Dios y luego con el Comandante Daniel Ortega, la Compañera Rosario Murillo, el Embajador de Taiwán y todos los que aportaron su granito de arena para la reconstrucción de su casa.

“Se vino la lluvia y en un momento colapsó la casita. Gracias a Dios al Presidente y a la Compañera y al político que está viendo a la población, me dieron respuesta de inmediato. Yo me siento sorprendido y agradecido, pero sabemos que tenemos un Dios poderoso que todo lo hace”, dijo Pastora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *