71 familias estrenan viviendas en la Urbanización Villa de Santiago

Con gran algarabía, la Alcaldía del Poder Ciudadano de Managua entregó este lunes 26 de abril, 71 viviendas en la Urbanización Villa de Santiago del Distrito VI, a igual número de familias que fueron reubicadas en una primera etapa, por la Ampliación y Modernización de la Pista San Juan Pablo II, que ejecuta el Buen Gobierno en la Capital.

Estas viviendas fueron entregadas por la Alcaldesa de Managua, Reyna Rueda Alvarado, quien expresó que “forman parte del compromiso que adquirió nuestro Buen Gobierno, en el modelo de inclusión, de diálogo y consenso con las familias. Estas son las familias que vienen siendo reubicadas, como parte de la ampliación de nuestra pista Juan Pablo II y estamos contentos el día de hoy, de entregarles esta reivindicación de derechos”, expresó.

La edil capitalina dio a conocer que las nuevas casas tienen un área de construcción de 52 metros cuadrados, con 2 habitaciones, 1 baño, un área de sala, cocina y comedor, además, de un área de jardín y patio.

“Esta urbanización cuenta con todos los servicios básicos, de agua potable, energía eléctrica, alumbrado público, calles y andenes de concreto hidráulico”, explicó Rueda.

Asimismo, la Alcaldesa detalló que, en esta ocasión, se entregan 71 viviendas, pero la urbanización contará con 300 viviendas en su etapa final.

Por su parte, los protagonistas expresaron su agradecimiento con la entrega de sus nuevas viviendas, así lo expresó doña Amparo Odilí Meléndez, quien dijo sentirse muy contenta, por lo que agradeció al comandante Daniel y a la compañera Rosario y manifestó, “por ellos vamos a vivir en estas preciosidades de casas, después de tantos años que viví en pobreza”.

De igual, manera se manifestó doña Carolina Téllez, quien por muchos años habitó en condiciones precarias en el sector de los semáforos del barrio El Recreo, pero ahora cuenta con una vivienda en la urbanización Villa de Santiago, “es un cambio radical, para mí y toda mi familia, porque antes tenía una casa humilde y vivíamos a las orillas de un cauce, estábamos corriendo peligro y ahora no, mis hijos podrán correr sanamente y yo estaré siempre muy agradecida con el Comandante Daniel y la Compañera Rosario Murillo, porque nunca me imaginé tener una casa así y sólo ellos, nos pudieron hacer ese sueño realidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *