Programa de Vivienda Digna beneficia a madre con discapacidad en la Comarca Jocote Dulce

La vivienda digna 304 cambiará para siempre la vida una joven de 22 años, María Nayely Rodríguez quien es sorda de nacimiento, ella y sus dos hijas son las protagonistas, su nueva casa se tuvo que construir de emergencia porque hace unas semanas un incendio consumió toralmente su hogar, Nayeli vive en la Comarca Jocote Dulce en el anexo Sergio Tercero.

El Vicealcalde de Managua, Enrique Armas, reiteró el compromiso del gobierno del Presidente Ortega, en seguir cambiando la vida de aquellas familias que se encuentran expuesta a situaciones de peligro.

“Es una gran alegría para nosotros como Alcaldía, para toda la comunidad estar entregando a doña María esta vivienda gracias a esa solidaridad del pueblo de Taiwán, gracias a esas instrucciones que siempre da el Comandante Daniel y la Compañera Rosario, y gracias al esfuerzo de los trabajadores de la Alcaldía, hoy es una tarde llena de bendiciones para la familia de Nayeli y de toda la comunidad donde ya se han entregado más de una docena de viviendas dignas y se han realizado proyectos de mejoramiento vial y drenaje pluvial”.

El embajador de China (Taiwán) Señor Jaime Chin-Mu Wu, reiteró el compromiso de seguir apoyando programas como este en beneficio de las familias más vulnerables.

“Nos sentimos muy contentos que una familia que vivía en condiciones tan difíciles, tan deterioradas, ahora ya tiene su casita digna gracias al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, la Alcaldía junto con la solidaridad de Taiwán podemos ayudar a mejorar las condiciones, por eso nos sentimos satisfechos”, dijo el diplomático.

María Nayely, con ayuda de su prima quien siempre le ayuda a comunicarse con el lenguaje de señas, agradeció a todas las personas que hicieron posible el milagro de tener una casa nueva.

“Mis hijas y yo le damos las gracias al gobierno, a la Alcaldía porque nunca dejan al pueblo solo, siempre están apoyando a la comunidad. Recuerdo que lloré mucho cuando mi casita se me quemó, quedó destrozada y ahora tenemos un nuevo hogar donde vivir, gracias porque nunca me dejaron sola y siempre me apoyaron”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *